Ensalada de tomates de colores y fresas con queso cremoso de mostaza y aromáticas

Ensalada de tomates de colores y fresas con queso cremoso de mostaza y aromáticas

Categorías: AOVE y Recetas Saludables, Destacadas, Nutrición y Dietética

Ensalada de tomates de colores y fresas con queso cremoso de mostaza y aromáticas.

Para cerrar este mes de julio en nuestro blog, que mejor manera que una nueva receta saludable en esta ocasión de la mano de Marcos Reguera, chef de Cerropuerta Eventos, un maravilloso espacio en Jaén donde celebrar momentos únicos. Aquí os dejo el enlace a la web por si queréis curiosear. www.cerropuerta.com es un lugar más que recomendable por su entorno y gastronomía.

Pero Marcos, además de buen profesional es inquieto, creativo y muy buen comunicador. Es por ello habitual ver colaboraciones suyas en el Diario capitalino Viva Jaén, cada viernes, donde nos habla del maravilloso y desconocido mundo de las especias del que es experto o en la prestigiosa www.thegourmetjournal.com También elabora cartas para restaurantes o gastrobares como la de El Mercado en Jaén o menús para eventos como la presentación del nuevo aove Capricho del Fraile.

Siempre está embarcado en proyectos como la colaboración con la Interprofesional del Aceite de  Oliva para la creación del spot de 2016 de “Aceites de Oliva de España” que promociona el aceite por todo el mundo. No me resisto a dejaros el enlace, puro espectáculo.

Para conocer a Marcos Reguera un poco más y seguir sus proyectos os dejo su blog www.marcosreguera.com. Y por supuesto también podéis seguirlo en Redes Sociales como Facebook, Twitter o Instagram.

 Valores nutricionales

En la receta de nuestro amigo Marcos, como no podía ser de otra manera, las especias impregnan cada ingrediente de sabor y carácter. Como sabéis en nuestro blog destacamos las propiedades saludables de algún ingrediente. En este caso nos centramos en el tomate, una hortaliza de verano, muy cotidiana ya que lo encontramos todo el año en el mercado, y con el que se pueden hacer mil y una recetas.

El tomate tiene un contenido calórico muy bajo, tan solo 18 kcal/100 g al igual que casi todas las hortalizas y verduras, grupo nutricional al que pertenece. En este grupo además del bajo aporte calórico lo más destacable es el aporte de fibra, agua y vitaminas (provitamina A o beta-caroteno, vitamina C y vitaminas B1, B2 y niacina) y es por ello por lo que debe incluirse en nuestra dieta diaria estemos o no siguiendo una dieta hipocalórica (para perder peso).

Hasta aquí más o menos lo que todos sabemos.

Pero lo más intesante del tomate, es su alto contenido en Licopeno, un potente antioxidante natural que es el responsable del color rojizo.

La acción antioxidante consiste en ayudar a combatir los radicales libres que son algunos de los causantes principales del daño celular. Actúa atenuando los daños oxidativos sobre nuestros tejidos siendo  un buen preventivo sobre enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer y en general sobre el envejecimiento de nuestro organismo.

La ingesta regular de tomate y, por tanto, de licopeno es un factor protector frente a la hiperplasia benigna de próstata y a la aparición de cáncer de próstata. También contribuye a un menor riesgo de padecer diferentes tipos de cáncer, como el de tracto gastrointestinal o pulmón.

Curioso es el estudio llevado a cabo con un grupo de 90 monjas, en el sur de Italia, con edades comprendidas entre los 77 y los 98 años. Aquellas con índices mayores de licopeno en la sangre tenían una mayor agilidad a la hora de realizar todo tipo de actividades.

Otros alimentos que contienen licopeno son la sandia, los melones, la zanahoria, pomelos… pero en menores cantidades que el tomate.

Las investigaciones confirman que el licopeno se absorbe mucho mejor, hasta 2,5 veces más, si se consume como salsa (cocinado) que como fruta natural o zumo.

Por lo tanto, el tomate es un alimento imprescindible en nuestra Dieta Mediterránea debemos incluirlo en nuestros menús todas las semanas, y yo me atrevería a decir que todos los días (los expertos recomiendan entre tres y siete miligramos de licopeno al día, lo que supone alrededor de siete comidas ricas en productos derivados del tomate por semana). Podemos usarlo en ensaladas, salsas, en los sofritos, en sopa… las posiblidades culinarias y gastronómicas son infinitas.

Y para terminar una reflexión… Recientemente he visto en los lineales de los supermercados unas llamativas botellas de aceite de oliva virgen extra con, ¡atención!, licopeno. Creo que en algo tan importante como la alimentación no debemos dejarnos influenciar por el marketing o las modas sino seguir una dieta mixta y equilibrada basada en nuestra cultura y en las evidencias científicas. Además tenemos la suerte de ser mediterráneos donde tenemos la alimentación más rica, sana y variada del mundo, no en vano, la Dieta Mediterránea es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por lo tanto, yo aconsejo siempre y creo que es lo lógico, tomar el alimento que contenga ese nutriente, los antioxidantes o aquello que buscamos beneficioso para la salud, porque será mucho más enriquecedor, saludable y placentero que tomar un aditivo químico. El alimento en cuestión, nos aportará siempre otros nutrientes y beneficios, en el caso del tomate: agua, fibra y vitaminas necesarias en nuestra dieta y por supuesto que mejor que acompañarlo con un buen aceite de oliva virgen extra.

Hasta aquí los consejos y ahora vamos a la receta.

Receta de Marcos

Ingredientes:

Tomates Cherry de diferentes colores cortados en cuartos 200 gr.

Fresas en cuartos 100 gr.

Queso cremoso tipo Philadelphia 125 gr.

Mostaza americana 1 cucharada sopera colmada.

Cebollino picado.

Cebolleta en juliana 20 gr.

Tomillo.

Vinagre de Jerez 2 cucharadas soperas.

Aceite de oliva virgen extra picual 1 cucharada sopera.

Sal.

Preparación

Ponemos las fresas a marinar en el vinagre de Jerez durante 2 horas. Reservamos.

Mezclamos el queso con la mostaza, el cebollino, el tomillo y la cebolleta y ponemos a punto de sal.

Para emplatar colocamos los tomates mezclados con las fresas escurridas y unos puntos de queso repartidos por todo el plato. Añadimos sal y un buen chorro de aceite de oliva virgen extra.

Para decorar podemos utilizar, como en este caso, unas flores frescas de orégano.

Aquí el maravilloso resultado. ¡Esperamos que os guste!

Marian Velasco.

 

_DSC0160


Compartir en redes


Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *